08 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Maroto UGT
Maroto UGT

Iberdrola y Seat se encargarán de la primera fábrica de baterías española

El gobierno ha acordado con ambas compañías la creación de un consorcio público-privado que arrancará con el primer proyecto nacional para impulsar la transición al vehículo eléctrico.

| R. Martínez Empresa

La ministra de Industria, Reyes Maroto, ha vuelto a poner el foco en la automoción, un sector que lo necesita más que nunca, anunciando un consorcio público-privado que formará parte del primero de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) y que tiene como objetivo la transición hacia el vehículo eléctrico y conectado. Aunque en un principio son Iberdrola y Seat las empresas implicadas, esta iniciativa está abierta a otros socios. El objetivo es montar la primera fábrica de baterías en España, una infraestructura que resulta vital para este sector.

En su intervención en el 28 Congreso Federal UGT-FICA, la ministra ha dicho que el proyecto va a permitir desarrollar un conjunto de actuaciones que garanticen que existan en España las infraestructuras, instalaciones y mecanismos necesarios para fabricar de forma autónoma y competitiva un vehículo eléctrico conectado completo. Un compromiso del Gobierno para que España siga siendo líder en la industria del automóvil a nivel mundial apostando por una movilidad sostenible. Mañana el Rey Felipe VI y Pedro Sánchez visitarán las instalaciones de Seat con motivo de su 70 aniversario y se espera la confirmación de que este proyecto contará con fondos europeos.

Maroto ha indicado que con este proyecto España reafirma su compromiso de ser líder en el vehículo eléctrico y que permitirá la integración de toda la cadena de valor, permitiendo a la planta de Seat en Martorell (Barcelona) contar con una fábrica de baterías cerca. Se trata de un proyecto de más de 1.000 millones para una nueva factoría de baterías de litio, que no solo daría servicio a Seat sino también a otras plantas españolas. Todo precioso sobre el papel si obviáramos que las matriculaciones de vehículos en los dos primeros meses del año han experimentado un retroceso cercano al 40% como consecuencia de la subida impositiva por no adecuar el impuesto de matriculación al escenario WLTP.

Por otra parte, la titular de Industria querido destacar la fortaleza del diálogo social en España desde el inicio de la pandemia, trabajando con tres prioridades: «proteger la salud de la población y de los trabajadores; proteger el tejido productivo y el empleo, donde el diálogo social ha sido determinante porque ha permitido firmar cuatro Acuerdos Sociales en Defensa del Empleo; y la puesta en marcha del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para impulsar una batería de inversiones y reformas que ponga las bases de la transformación de nuestro modelo productivo». En este punto parece que los 6 millones de parados que en realidad soporta nuestra economía ahora mismo no figuran en ningún lado.

Pacto por la Industria

Asimismo, Maroto ha defendido un Pacto por la Industria que permita al país su reindustrialización, con el objeto de diversificar, equilibrar y modernizar la estructura productiva, impulsando los sectores estratégicos que hagan nuestra economía más resiliente. Se espera que mañana el presidente de Seat, Wayne Griffiths, anuncie los nuevos modelos eléctricos que se fabricarán tanto en Martorell como en Landaben, la fábrica de Volkswagen en Navarra.

«Ya contamos con un borrador de bases del Pacto de Estado por la Industria que debe ser aprobado por el Foro de Alto Nivel de la Industria para su remisión al Congreso. Todos coincidimos en que este es un buen momento para abordar este pacto, un pacto que va a dar estabilidad y un pacto que va a conseguir reforzar capacidades productivas, generar empleo y aumentar el peso de la industria en nuestro PIB», insistió.

En este sentido, destacó que la Industria juega un papel muy relevante para avanzar en la modernización de nuestro modelo productivo, dado que genera riqueza y empleo estable y de calidad, pero sobre todo por su capacidad para hacer de la innovación, la investigación y la sostenibilidad, palancas para mejorar su competitividad.  Para la nueva factoría de baterías se contaría con el apoyo de Telefónica, que aportaría el apoyo en la implementación del 5G y el tratamiento del 'big data'.

Igualmente, repasó los trabajos en los que está inmerso el Gobierno en esta área, como la Estrategia de Política Industrial España 2030, la Estrategia de Economía Circular, la Estrategia de movilidad sostenible o la Agenda Digital 2025, con especial énfasis en las Pymes a través del Plan de Digitalización de Pymes. Todo ello iniciativas muy loables pero que deben poder hacerse realidad.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha mostrado su satisfacción por acompañar el megaproyecto que lideran SEAT y el grupo Volkswagen; una iniciativa que refuerza aún más la colaboración que mantienen ambos grupos empresariales, que hace unos meses sellaban una alianza para impulsar la movilidad eléctrica en España. En aquel entonces, los ejecutivos de las compañías coincidieron en subrayar la necesidad del trabajo conjunto entre los principales agentes y la oportunidad de configurar un ecosistema que permita a nuestro país liderar este ámbito en Europa.

Galán ha apuntado que “este es un proyecto país que demuestra el potencial tecnológico de España y marca un hito en la colaboración público-privada, base para el éxito del Plan de Recuperación y Resiliencia”. Asimismo, ha recordado que Iberdrola apoya y trabaja en la “electrificación del transporte como palanca esencial para acelerar la descarbonización de la economía y generar actividad y empleo”. Iberdrola vuelve así a poner sus recursos al servicio de la recuperación económica en España. La compañía desarrolla un plan de inversiones de 75.000 millones de euros hasta 2025 y realiza compras a una cadena de valor de más de 22.000 proveedores que, solo en 2020, se elevó a 14.000 millones de euros.