12 de Abril de 2021 Director Antonio Martin Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Doña Letizia en el Día de la Hispanidad.

Doña Letizia hace una excepción y rompe una tradición que ella impuso hace años

A estas alturas del año se puede decir que nada está siendo del todo normal y corriente en este atípico 2020 y la Reina de España no se iba a mantener al margen de tantos cambios radicales.

| ESchismógrafo Chismógrafo

En la Fiesta Nacional más atípica que se recuerda en la historia reciente por culpa de la pandemia muchas cosas cambiaron y entre ellas algo que ya venía siendo tradición: que Doña Letizia estrenara estilismo con motivo del 12 de octubre.

Sin embargo, la Reina ha demostrado en sus últimos actos públicos que, en medio de una pandemia mundial a causa del coronavirus, prefiere no hacer nada que pueda ser tachado de frívolo. Por ello, en sus apariciones recientes ha apostado por ahorrar, repitiendo y reciclando diferentes tipos de prendas que se le han visto en numerosas ocasiones.

Y el acto conmemorativo de las Fuerzas Armadas y Homenaje a los Caídos de España no iba a ser una excepción en esta política de austeridad que está siguiendo la Reina en este curso que acaba de arrancar.

Por ello, y pese que hasta ahora Doña Letizia siempre había estrenado estilismo el 12 de octubre (consciente de ser uno de los días que más miradas acapara del año) este año ha hecho una excepción. Y ha lucido un dos piezas rojo de Felipe Varela que se ha puesto nada menos que cuatro ocasiones en los últimos tres años.

Un conjunto de su diseñador fetiche formado por un vestido de terciopelo burdeos con un lazo en la zona del cuello, y un elegante abrigo color rojo, su color favorito. La primera vez que se le vio fue durante su visita de Estado a Japón en abril de 2017; la segunda, en su viaje a México en 2018, y la tercera y última (hasta la fecha) el día en el que la Princesa Leonor recibió el Toisón de Oro.

Como complementos, la Reina repitió elección y volvió a combinar su estilismo con una cartera de ante rojo de Felipe Varela y unos salones de charol en color burdeos de la firma Lodi. Impecable y sobria, doña Letizia deja claro, con este estilismo, que la austeridad y la política de ahorro han llegado, para quedarse, al Palacio de la Zarzuela.