08 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Kiko Matamoros se rompe en directo casi a llorar por este drama inesperado

Uno de los iconos de Telecinco pasa uno de los peores momentos de su vida en un plató por una poderosa razón que él mismo confesó al borde del llanto. Es ésta.

| ESchismógrafo Chismógrafo

Kiko Matamoros no levanta cabeza, y cuando lo hace en casi para llorar: en directo, en su casa del Sálvame y por una razón que nadie conocía pero es de peso  e incluye, por distintas razones, a tres mujeres. Una es muy importante en su vida; la otra lo fue y la tercera no lo es, pero tiene fama y currículum de sobra.

Nos explicamos, por partes. Matamoros se rompió en directo, con lágrimas a punto de brotar de los ojos, en el plató de Telecinco, donde había comparecido para hablar de su penúltima polémica con Makoke, su mujer durante 20 años con la que hoy libra una guerra pública que nadie hubiese esperado hace apenas unos meses.

 

La cosa fue así: Matamoros lleva tiempo de broncas con Arantxa de Benito, coalboradora televisiva sin pelos en la lengua, ex del futbolista Guti y amiga del alma de Makoke. Y claro, ésta se ha visto con la obligación moral, cuando no las ganas, de solidarizarse con su íntima con un gesto despectivo hacia su exmarido: bloquearle en su teléfono.

Y ese movimiento, que en principio no es para tanto, ha tenido graves repercusiones para Matamoros con la tercera mujer de esta historia: su hija Anita, la que más le importa de todas. De ahí sus lagrimones, resumidos por él mismo con una frase que presagia nuevas tormentas.

"¿A quién he matado yo?"

 “Se ha perjudicado la relación con mi hija y esto no te lo voy a perdonar, que lo sepas", dijo dirigiéndose a su antigua esposa. "Llega un momento en que dices ‘¿A quién he matado yo?”. Se refería a una revelación hasta entonces desconocida, y es que Anita tampoco le atiende ya sus llamadas . 

"Me encuentro ante un trato injusto, no comprendido, no entiendo nada, se justifica todo de un lado y de otro nada", concluyó un hundido Kiko.