08 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Kiko Matamoros y Makoke
Kiko Matamoros y Makoke

Makoke sorprende a Kiko Matamoros con esta insinuación amorosa muy inesperada

Llevan meses apaleándose en público, con todo el "Clan Matamoros" enfrentado y acusaciones mutuas gravísimas. Pero algo ha cambiado. Y éstas palabras lo dicen todo.

| Amalia España Chismógrafo

Kiko Matamoros y Makoke fueron un día como Richard Gere y Julia Roberts en "Pretty woman", un despliegue de mermelada y miel que supuraba amor y quizá subía el azúcar, pero reflejaba el idilio más televisado del corazón durante mucho tiempo. Luego todo cambió, y empezaron a tratarse como Adriana Lastra y Cayetana Álvarez de Toledo en el Congreso.

Se dieron tantos palos que sus costillas deberían estudiarse en las facultades de Medicina, con una bronca separación que puso fin a años de matrimonio y desató una guerra más larga que la de los cien años, con todo el clan implicado y, por qué no decirlo, haciendo caja: desde Anita hasta Diego pasando por la variada fauna de parejas de todos ellos.

 

Hasta ahora, quizá. Porque Makoke se saltó el confinamiento sentimental con su ex para acudir al "Viva la Vida" de Emma García, en Telecinco y sacudir los cimientos del programa, ondeando una bandera blanca de tregua que sonó de lo más amorosa pese a las cautelas con ese aroma a los versos de Jorge Manrique:

 

Ni contigo ni sin ti
tienen mis males remedio;
contigo, porque me matas
y sin ti, porque me muero.

 

Y es que Makoke entreabrió una puerta a la reconciliación con unas palabras que admiten todas las interpretaciones: "Me encantaría tener una buena relación ", dijo, antes de piropearle con emoción. "Me quedo con lo positivo y con lo que tengo ahora. Es una persona muy culta", le halagó.

Deducir de ahí mucho no es sencillo, pero tampoco imposible Y que Makoke quiere algo, es obvio. Aunque solo fuera una convivencia pacífica, sin amoríos de por medio, pero también sin hachas de guerra.

"No quiero guerras con él porque mi hija no se lo merece, pero no entiendo que no quiera tener ninguna relación conmigo, a mí me encantaría tener una buena relación”. Campana y se acabó. A la espera de que Kiko responderá. Y que nadie dude de que lo hará en breve.